Acciones financieras para quienes pierden a su cónyuge

0

Viuda en problemas financieros

Las personas que enviudan tienen que prepararse para hacerse cargo de las finanzas del hogar, las cuentas bancarias y otros asuntos importantes

Perder al cónyuge es uno de los acontecimientos más estresantes de la vida. Irónicamente, es durante ese tiempo de dolor, en el que no puede pensar con claridad ni concentrarse, que usted debe tomar decisiones económicas importantes que influirán en su porvenir.

Si bien hay determinadas acciones que debe llevar a cabo para asegurar su seguridad económica actual, convendría posponer muchas otras decisiones de importancia con consecuencias a largo plazo hasta que tenga la oportunidad de reflexionar de qué manera, y dónde, desea pasar el resto de su vida.

Si su cónyuge se encargaba mayormente de las finanzas o si no se siente capaz de poder hacerlo solo, pídale a un familiar o amigo que lo ayude a organizar la siguiente información:

• Recopilar documentos legales y financieros para entender mejor cuál es su posición financiera, esto incluye: testa-mentos, fideicomisos y poderes legales; título del automotor e hipoteca; declaraciones de impuestos; resúmenes de cuentas bancarias, de tarjetas de crédito y préstamos; contenidos de cajas de seguridad; planes de seguro y fuentes de ingresos.

• Junte todas las cuentas pendientes y revise las fechas de vencimiento para evitar cargos por mora o multas con respecto a: servicios públicos; hipoteca/renta; primas de seguros de salud, de vehículos y de vivienda; préstamos para estudiantes, de vehículos y personales; y tarjetas de crédito.

• Si su cónyuge aún se encontraba en actividad, comuníquese con su empleador para averiguar sobre salarios impagos, beneficios, seguro de vida y cuentas de jubilación. Esto es importante especialmente si el empleador brinda seguro de salud.

Otras acciones críticas a llevar a cabo durante los dos primeros meses son:

• Comunicarse con las compañías donde tenían cuentas conjuntas y pasarlas a su nombre. Además, cerrar cualquier cuenta que estuviera a nombre de su cónyuge solamente y que usted no desee mantener.

• Si su cónyuge era elegible para el seguro social, usted y sus hijos podrían calificar para beneficios de so-brevivientes. Llame al (800) 772-1213 o visite www.ssa.gov.

• Además, si su cónyuge era veterano de guerra, comuníquese con VA (Administración de Veteranos) para averiguar sobre posibles beneficios (www.vba.va.gov/survivors).

• Preste atención a la fecha de presentación de las declaraciones de impuestos, especialmente si presenta impuestos estimados trimestralmente. Si bien el IRS podría eximir las multas por mora en el pago de impuestos o la falta de pago debido a la muerte del cónyuge, usted no dejará de ser responsable por los impuestos o intereses adeudados.

Llame al 800-829-1040 o lea la publicación “Filing Late and/or Paying Late” en www.irs.gov.

No tome decisiones financieras irreversibles hasta haberse adaptado a su nueva situación. Por ejemplo, algunas personas se apresuran a pagar la deuda de la hipoteca, y luego se dan cuenta de que la casa les quedó demasiado grande o no pueden mantenerla o pagar los impuestos. Otros se sienten presionados a mudarse cerca de otros familiares, pero después se dan cuenta de que extrañan su antigua manera de vivir.

Algunas sugerencias para planificar a largo plazo:

• Redacte nuevamente su testamento y otros documentos que indican de qué manera desea que se administren sus asuntos médicos y económicos en caso de fallecer, quedar discapacitado o padecer una enfermedad grave.

• Hasta que se acostumbre a administrar sus nuevos gastos de subsistencia, viva frugalmente, en especial si estaba acostumbrado a tener dos ingresos.

• No se apresure a utilizar los pagos del seguro de vida para adquirir anualidades, acciones u otras inversiones, espe-cialmente si no es un inversor muy conocedor.

Y finalmente, piense en contratar un asesor financiero. Puede comenzar su búsqueda a través de la Asociación de Asesoría Financiera (www.fpnet.org), la Junta de Normas para Planificadores Financieros Certificados (www.cfp.net) y la Asociación Nacional de Asesores de Finanzas Personales (www.napfa.org).

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa.

 

Compartir

Acerca del Autor