Alma Rodríguez, amor y entrega en cada evento

0

Dueña de Penelope Designs, la especialidad de Alma Rodríguez es cuidar cada detalle en bodas y quinceañeras, una industria en pleno auge

Alma Rodríguez iba camino de construir un ambicioso sueño empresarial cuando se dio cuenta de que no era el mejor camino para ella. Hoy dice tener suficiente. Es dueña de Penelope Designs, una empresa especializada en organizar eventos como bodas y quinceañeras, y es feliz operando un salón en pleno corazón de Los Angeles que siempre está lleno.

Alma Rodríguez, dueña de Penelope DesignsSu idea de negocio comenzó hace 12 años. “Me gustaba hacer arreglos de decoración a mi oficina y de ahí una señora me propuso que le ayudara para un evento”, explica. “Y aunque no me dedicaba a eso, se lo hice y le gustó. Cuando me quise dar cuenta, ya estaba metida de lleno en un negocio que no esperaba tener”.

Licenciada en diseño de interiores por la Universidad de Guadalajara, Rodríguez comenzó a crecer a pasos agigantados con el boca a boca. Empezó a trabajar con varios salones y le ofrecieron gestionar un local vacío, el que ahora regenta en el 2969 de la Wilshire Boulevard, a poca distancia del parque McArthur y del Consulado General de México.

“Había meses en que me ocupaba de 30 eventos al mes”, recuerda, “pero con el paso de los años, el estrés empezó a hacerme daño y decidí no trabajabar tanto fuera de este salón. Antes decoraba en otros salones y en hoteles, pero decidí simplificar mi trabajo para mejorar mi calidad de vida”.

Ahora dice que le sobra tiempo para su familia y que aún así tiene lo suficiente para vivir bien. “No me motiva el dinero, que es por lo que empecé. Quería tener una empresa muy grande con muchísimos empleados, pero descubrí que no era feliz y entonces regresé al punto de partida donde me perdí. El tiempo que me queda libre es mucho y lo puedo ocupar en mi familia. Y eso me hace feliz. Aunque solo haga un evento por semana”.

Eso sí, se entrega con cada uno. “Aunque cada evento pueda ser uno más en mi carrera, para ellos es su única boda, su única hija. Es un montón de emociones. A veces el evento estrangula la economía de la familia, comiendo arroz con frijoles para pagarlo durante meses. Por eso de mi parte le tengo que poner mucho amor. Siempre pongo más de lo que me pagaron. Estoy muy apegada a Dios, y lo que me motiva es el amor por los demás”.

@pscarpe

Compartir

Acerca del Autor

Pablo Scarpellini

Periodista y mucho más. Editor jefe de El Clasificado, Su Socio de Negocios y lo que me echen por delante. Abierto a todo tipo de interrogantes. Madrileño y barcelonista. Sígueme en Twitter@pscarpe