Banco o Credit Union, ¿qué le conviene a su negocio?

0

Ventajas y desventajas de cada institución financiera y otras características que debe tomar en cuenta

Los bancos regulares y las cooperativas de ahorro y crédito (Credit Unions) tienen similitudes y diferencias. Ambos quieren tener a su negocio entre sus filas para proporcionarle préstamos, hipotecas, ahorros y cuentas corrientes. Por eso vale la pena entender las ventajas de ambos, y tal vez hacer un cambio a uno u otro para colocarse en una mejor posición financiera.

La diferencia principal entre una cooperativa de crédito y un banco es que la primera es una institución sin fines de lucro, es decir, es propiedad de sus miembros o clientes. Los beneficios de las cooperativas de ahorro y crédito se devuelven a los miembros en forma de honorarios reducidos, tasas de ahorro más altas y tasas de préstamos más bajas. Un banco, por otra parte, tiene fines de lucro, es propiedad de accionistas y está enfocado en el valor de sus acciones.

Unirse a una cooperativa de ahorro y crédito es bastante simple y la membresía es barata – normalmente una tarifa única de entre 5 a 25 dólares. Dependiendo de donde usted vive, muchas cooperativas de crédito sirven a un área geográfica, tal como un estado o un área metropolitana, y están abiertas a cualquier persona que viva en esa área.

No hay cuota de afiliación para “unirse” a un banco. Todo lo que necesita proporcionar es dinero para abrir una cuenta de cheques o de ahorros, una tarjeta de identificación emitida por el gobierno y algunos datos personales (dirección, número de Seguro Social, etc.).

Ventajas de la cooperativa de crédito

Las cooperativas de ahorro y crédito, en general, son capaces de proporcionar mejores tarifas a sus miembros. A diferencia de un banco con fines de lucro, las cooperativas de crédito devuelven sus “beneficios” a los miembros en forma de tasas más bajas sobre los préstamos, mayor interés en los depósitos y servicios más personalizados. Otras ventajas es que tienden a tener tarifas más bajas en cheques, retiros y transacciones electrónicas, y muchos ofrecen cuentas de cheques sin saldo mínimo y sin un cargo de servicio mensual. Finalmente, debido a que las cooperativas de ahorro y crédito son más pequeñas y se centran en el servicio a los miembros, pueden ser más flexibles cuando se trata de trabajar con alguien con problemas financieros. Bellco, por ejemplo, ofrece una gama completa de productos y servicios financieros, incluyendo hipotecas, préstamos para automóviles y cuentas corrientes y acceso a miles de cajeros automáticos en todo el país.

Ventajas de los bancos tradicionales

Los bancos, debido a su tamaño y escala, tienden a ofrecer más productos financieros que las cooperativas de ahorro y crédito. Por ejemplo, una cooperativa de ahorro y crédito puede tener dos o tres tipos diferentes de cuentas corrientes y de ahorro, mientras que un banco puede tener decenas de opciones. Dependiendo de dónde viva, los bancos tendrán más probabilidades de tener más ubicaciones para un acceso conveniente y capacidades avanzadas de banca en línea y móvil. Debido a su alcance geográfico y una gama más amplia de ofertas, un gran banco podría ser un mejor ajuste para alguien que quiere productos financieros especializados (anualidades, fideicomisos) y necesita acceso a lugares de todo el país.

Por último, es importante tener en cuenta que tanto los bancos como las cooperativas de ahorro y crédito aseguran su dinero por hasta $250,000 por persona, a través de un grupo de cuentas (verificación, ahorros y CDs). La Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC) asegura a los bancos, y las cooperativas de ahorro y crédito están respaldados por la National Credit Union Administration (NCUA).

Con información de Brandpoint

Compartir

Acerca del Autor