Créditos y deducciones comúnmente pasados ​​por alto

0

Estos descuentos fiscales a menudo pasados ​​por alto podrían ahorrarle cientos, tal vez incluso miles, de dólares si detalla las deducciones

Cualquier contribuyente debería tomarse un tiempo para considerar cómo aprovechar al máximo su declaración de impuestos, incluyendo cómo encontrar todos los créditos y deducciones disponibles. Si bien muchos contribuyentes reclaman deducciones comunes, como los intereses de las hipotecas y los gastos de autoempleo, existen deducciones fiscales adicionales que pueden disminuir su factura final de impuestos o aumentar su reembolso. Estos descuentos fiscales a menudo pasados ​​por alto podrían ahorrarle cientos, tal vez incluso miles de dólares, si detalla las deducciones.

Para comenzar, conozca la diferencia entre los créditos fiscales y las deducciones fiscales. Los créditos fiscales reducen la cantidad que adeuda en impuestos. En algunas circunstancias, los créditos impositivos permiten un crédito reembolsable, lo que significa que no solo puede reducir el monto que debe a $0, sino que también puede recuperarlo. Las deducciones, por otro lado, simplemente reducen su ingreso gravable. Ambos pueden tener un impacto potencialmente significativo en sus impuestos y, a menudo, vale la pena el esfuerzo adicional para incluirlos en su declaración.

Algunos créditos comúnmente pasados ​​por alto incluyen:

1. Crédito por cuidado de menores y dependientes. Puede reclamar un crédito de hasta $2,100 por guardería para sus dependientes para que usted y su cónyuge puedan trabajar. Dependientes elegibles incluyen niños menores de 13 años y padres que ya no pueden cuidar de sí mismos.

2. Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo. El Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo (EITC, por sus siglas en inglés) es un crédito impositivo federal basado en sus ingresos y la cantidad de hijos calificados que viven con usted. Casi 1 de cada 5 personas que califican no pueden reclamar el crédito, por un valor de hasta $6,318. Solo porque no calificó el año pasado no significa que no lo hará este año; un tercio de la población elegible para EITC cambia cada año en función del estado civil, parental y financiero.

3. Crédito de ahorrador o crédito de contribuciones de ahorros para la jubilación. Asegúrese de “pagarse primero”. Incluso si solo son $20 cada ciclo de pago, asegúrese de estar depositando dinero en un fondo de jubilación. Si su empresa ofrece un plan de ahorro para la jubilación, como un 401 (k), generalmente le conviene participar. Si su ingreso es inferior a $60,000, puede recibir un crédito de hasta $1,000 por una contribución de hasta $2,000 en una IRA o una cuenta de jubilación proporcionada por el empleador, como una 401(k). El crédito es adicional a cualquier deducción o exclusión del ingreso por la contribución.

Algunas deducciones de impuestos que le permiten reducir su ingreso gravable incluyen:

1. Gastos de mudanza. Si se mudó para un trabajo que está al menos a 50 millas de su hogar y lo mantuvo durante al menos 39 semanas, puede reclamar sus gastos de mudanza incluso si no detalla las deducciones.

2. Costo de preparación de impuestos. Las leyes fiscales cambian y también cambian las circunstancias de la vida. El uso de un profesional para ayudarlo a presentar su declaración puede ser una buena inversión. Un profesional de impuestos puede ayudarlo a obtener todas las deducciones y créditos que se merece y el mayor reembolso posible. Además, puede reclamar el costo de preparar sus impuestos si detalla sus deducciones.

3. Nuevas mamás. Los sacaleches y los suministros de lactancia se consideran equipo médico, lo que significa que califican para una posible deducción.

4. Búsqueda de empleo. La búsqueda de empleo a menudo significa invertir tiempo y dinero. Sin embargo, es posible que pueda deducir algunos de los gastos por buscar empleo. Los costos como la preparación de currículos, la creación y el mantenimiento de sitios web, tarjetas de negocios, honorarios de agencias y gastos de viaje pueden ser elegibles.

5. Campanas de boda. Si estuvo casado en una iglesia o en un sitio histórico durante el año pasado, es posible que pueda deducir las tarifas pagadas al lugar como una donación de caridad.

6. Actividad física. Si bien los entrenamientos generales de tonificación y acondicionamiento físico para mejorar la salud general se consideran gastos personales, es posible que pueda deducir la membresía de su gimnasio como un gasto médico. Si un médico le diagnostica una afección médica específica, como obesidad o hipertensión, o una enfermedad física o mental específica, y le receta entrenamientos o participación en un programa de adelgazamiento para tratar su enfermedad, las cuotas de membresía pueden ser deducibles de impuestos.

7. Viajes por carretera. Si viaja por negocios y su empleador no le reembolsa, esos costos pueden calificar como una deducción.

Más información en JacksonHewitt.com

Contenido cortesía de Family Features

Compartir

Acerca del Autor

!-- Quantcast Tag -->