Cuidado con los cargos ocultos en las cuentas bancarias

0

cargos ocultos

Ni la crisis ha detenido las prácticas abusivas de los bancos. Hay múltiples estrategias, como los cargos ocultos, para sacarle dinero al cliente con las que hay que tener precaución.

La industria de la banca ha cambiado mucho en los últimos años. Tradicionalmente un banco ganaba dinero consiguiendo depósitos pagando tasas bajas y haciendo préstamos   a tasas altas. La diferencia entre lo que pagaba en depósitos y generaba en préstamo representaba la ganancia. Esto sigue siendo importante, pero más aún son los honorarios que ahora les cobran a sus clientes. Algunos honorarios son obvios pero otros —entre los más “jugosos” para los bancos— no lo son.  Consulta con tu banco a ver si estos cargos ocultos te aplican a ti:

Cargo: Penalidades por sobregiro. Cuando tratas de retirar dinero de tu cuenta que no tienes, el banco te cobra una penalidad. Esto es obvio. Pero como lo calculan no lo es. El banco reserva el derecho de eligir en qué orden van a procesar tus transacciones del día.

Ejemplo: Jimena tiene 100 dólares en la cuenta. Usando su tarjeta de débito gasta 10 dólares en el desayuno a las 9 de la mañana. A las 10 deposita 1,000 dólares en su cuenta. A las 11 el dueño del apartamento donde vive cobra su cheque de alquiler por 800. A las 4 de la tarde Jimena compra unos zapatos por 50 dólares con la tarjeta de débito. Si el banco procesa las transacciones cronológicamente, estaría bien. Pero ellos lo hacen en este orden: El cheque del alquiler, los zapatos, el desayuno y finalmente el depósito. En los ojos del banco, ¡Jimena se sobregiró en tres transacciones!  Si el banco cobra 35 dólares por sobregiro, sería una penalidad de 105.  Tienes que confirmar cuál es la política de tu banco con respecto al reconocimiento de transacciones que ocurren el mismo día.

Cargo: Reducciones en el rendimiento de la cuenta.   Esto también se puede considerar un cargo porque de cierta forma pierdes dinero.  Muchos bancos están ofreciendo tasas de interés altas en sus cuentas de ahorro. Algunos también están ofreciendo pagar intereses en las cuentas corrientes (de cheque). Para convencer a los consumidores de que dejen su dinero con ellos ofrecen tasas atractivas. Pero lo que no te dicen es que para seguir recibiendo esa tasa atractiva hay que cumplir con ciertos requisitos.

Algunos de los requisitos más comunes son: efectuar un número mínimo de compras con la tarjeta de débito cada mes; recibir por lo menos un depósito directo mensual a la cuenta; aceptar recibir los estados de cuenta mediante el Internet y no por email; y entrar por lo menos una vez al mes al sitio Web del banco para revisar el saldo de tu cuenta.  Si por error no cumples con todos los requisitos, la tasa que ganas en tu dinero puede bajar un 80 por ciento o más.

A pesar de estas complicaciones, uno debe tener una cuenta bancaria. Sigue siendo la forma más segura de ahorrar dinero, más económica de cobrar tus cheques de nomina, te ayuda a establecer crédito y representa el primer paso a integrarse a la vida financiera de los Estados Unidos.

Mike Periu, experto financiero, es el editor de www.DINEROyCREDITO.com. Pueden hacerle preguntas ahí.

Compartir

Acerca del Autor

Redacción SSDN
!-- Quantcast Tag -->