Gastos comunes que enfrentan los trabajadores y cómo controlarlos

0

Un trabajo proporciona ingresos, pero también gastos que si no se controlan pueden afectar su economía personal 

Trabajar ocho horas, cinco días a la semana, es la forma en que la mayoría de la gente se mantiene a flote financieramente. Gracias al salario fijo que reciben, muchas personas pagan vivienda, comida y pueden mantener un estilo de vida más o menos estable.

Pero incluso si trabajar proporciona ingresos también podría costarle más dinero de lo que cree. Las siguientes son algunas de las formas en que el trabajo puede ser una carga para sus finanzas y algunas formas posibles de reducir esa carga.

Ubicación. La ubicación de su oficina o lugar de trabajo podría estar afectando significativamente sus finanzas. Si trabaja lejos de su hogar, el alto costo del combustible es sin duda un factor importante en materia de finanzas. El Centro de Política de Vivienda, una filial de investigación sin fines de lucro de la Conferencia Nacional de Vivienda, señala que más del 85 por ciento de los trabajadores con ingresos bajos a moderados conducen sus propios vehículos para ir a trabajar. En lugar de llevar su propio auto al trabajo, considere el transporte público. Tal opción es probable que cueste tanto como $100 por mes, pero esa cifra palidece en comparación con los costos mensuales de combustible si su trabajo está a una distancia considerable de su hogar.

Cuidado de niños. Pocos costos son tan importantes para los padres que trabajan como el cuidado de los niños. En las grandes ciudades, los costos de cuidado de niños son más bien elevados, mientras que las ciudades más pequeñas tienden a ofrecer opciones de cuidado de niños más económicas. Pero independientemente de dónde viva, el costo del cuidado infantil le supondrá una gran parte de su presupuesto. Una buena alternativa sería si puede trabajar desde casa al menos un par de días a la semana.

Comida. Las personas que trabajan en áreas metropolitanas densamente pobladas pueden tener numerosas opciones a la hora de comer. Pero hacerlo todos los días puede resultar muy caro con el tiempo. Si el almuerzo cuesta aproximadamente $10 por día, cinco días a la semana, eso se traduce en aproximadamente $200 por mes, que es más de $2,000 por año. La mejor solución es preparar sus comidas en casa y llevarla a su trabajo, así es probable que ahorre una cantidad considerable de dinero en el transcurso del año.

Con información de Metro Editorial Services

Compartir

Acerca del Autor

!-- Quantcast Tag -->