El arte de desconectarse durante las vacaciones

0

Vacaciones sin trabajar, un imposible para algunosMás de la mitad de los pequeños empresarios andan pendientes de sus negocios durante sus días de descanso

A la hora de tomarse vacaciones, no todos los dueños de un negocio tienen claro cuál es la mejor opción, si parar por completo y desconectarse, o tratar de relajarse sin perder de vista la empresa casi en ningún momento. Los hay que se marchan a algún lugar remoto del mundo como Nepal, donde las conexiones a internet son casi inexistentes, pero la mayoría siempre quieren tener un teléfono o un ipad cerca para saber qué está pasando con su compañía.

Así lo indica un estudio de American Express que asegura que más de la mitad de los dueños de pequeños negocios revisan su correo electrónico con asiduidad durante las vacaciones. Lo interesante es que un 25 por ciento está dispuesto a desconectarse por completo y pasar unos días alejado del estrés de la oficina y su operación diaria de la empresa.

Es el caso de Aaron Hockel, dueño de AltaVista Strategic Partners, que sabía que tendría poca conexión a internet durante su luna de miel en Machu Pichu, en Perú. Así que optó por poner su empresa en manos de sus socios y olvidarse. “Fue una propuesta que me asustaba porque dos semanas es un tiempo largo para desconectarse”, indicó Hockel. Sabía que si abría su cuenta de email sería como abrir una caja de Pandora, así que decidió esperar a la vuelta y disfrutar de sus vacaciones.

Por eso los expertos aconsejan hacer lo siguiente:

Combine viajes de trabajo con vacaciones. Muchos empresarios sienten la necesidad de estar haciendo algo productivo y les cuesta irse de vacaciones. Por eso puede ser una opción aprovechar para visitar una ciudad con motivo de una conferencia de trabajo. De esta forma se sentirá con el deber cumplido y al mismo tiempo podrá relajarse y conocer lugares interesantes.

Guarde sus aparatos electrónicos durante cinco horas al día. Una buena forma de desconectarse puede ser marcarse una franja horaria en la que no puede revisar sus correos ni ver el teléfono. De esta forma tendrá un prolongado descanso mental cada día durante sus vacaciones.

Trabaje con estilo. Si pese a todo no es capaz de olvidarse de su negocio durante las vacaciones, lo mejor será que al menos lo haga con estilo, es decir, que trabaje desde la piscina del hotel, con una piña colada en la mano, o algo similar. Cambiar de ambiente puede ser una forma de desconectar, aunque sea un poco.

 

Compartir

Acerca del Autor