4 lecciones que cualquier emprendedor debe aprender

0

Si no quieres trabajar más duro que los demás y no tienes pasión, no deberías ser un emprendedor o un empresario

Estados Unidos tiene una gran admiración por la cúpula empresarial, en especial por aquellos que además de amasar grandes fortunas, crean, reinventan y levantan negocios que se convierten en tendencias que siguen millones de adeptos.

Pero, ¿qué separa a los que experimentan ese nivel de éxito de los que se quedan recogiendo las piezas de una empresa fracasada?

Parte de ello se reduce a la vieja ética de hacer un buen trabajo, dice Bill Green, fundador y CEO de The Crestar Group of Companies y autor de “Todo Incluido: 101 lecciones de negocios de la vida real para los aspirantes a empresarios”.

“Si no quiere trabajar más duro que los demás y no tiene pasión, no debería ser un emprendedor o un empresario”, dice Green.

Hay muchas lecciones que los empresarios en ciernes necesitan aprender. Estas son solo algunas:

1. Conviértase en un CEO táctico y estratégico. El liderazgo táctico es hacer las cosas bien. El liderazgo estratégico es hacer las cosas correctas. “Probablemente esté haciendo muchas cosas tácticamente para conseguir poner en marcha su negocio”, dice Green. “Pero ahora es el momento de pensar en su estrategia a largo plazo”. Los CEOs grandes son visionarios, siempre están planeando el próximo gran movimiento de su compañía. “Si ve una forma de mejorar su negocio, es mejor que tenga la visión y las agallas para apretar el botón”, dice Green, “incluso si los opositores dicen que no se puede hacer”.

2. Deje que sus empleados lo complementen. “La mayoría de nosotros no puede hacer todo o saber todo, así que es importante contratar a un equipo que pueda compensar sus defectos”, dice Green. La mejor manera de hacer eso, dice, es pensar como un dueño de la NBA que construye un equipo de campeonato al redactar una lista bien equilibrada de jugadores cuyas habilidades se complementan entre sí.

3. Los buenos clientes se quejan, los malos desaparecen. A nadie le gusta escuchar las quejas, pero esos clientes enfadados deben ser vistos como un regalo, dice Green. Ellos se preocupan por su producto o servicio y quieren arreglar cualquier problema para que puedan seguir teniendo ese producto o servicio. Muchos clientes insatisfechos simplemente se alejan para no volver nunca, por lo que no se entera por qué perdió esa cuenta.

4. Las mejores ofertas son las que usted no hace. Hay buenas ofertas de negocios por ahí, pero hay muchas más malas ofertas, dice Green. Es importante que cualquier acuerdo que realice sea el adecuado para su empresa, y no algo que haga simplemente porque hacer una nueva adquisición o introducir un nuevo producto es emocionante. La gente siempre tratará de seducirle con la “última gran oportunidad”, pero manténgase enfocado en lo que es mejor para su negocio. “No deje que nadie lo influencie en hacer un trato que no quiere hacer”, dice.

Pero en última instancia, el éxito de un emprendedor se reduce a su propia pasión y tenacidad.

Con información de News and Experts

Compartir

Acerca del Autor